“Abril 2014. Viernes, 18:08 pm. Interior, chica sentada en el asiento de un tren. “ 

297255_10150522584828084_700732209_n  

Bueno, ahora si, esta vez si que no se por donde empezar… Todavía me cuesta respirar, esto de haber cumplido los 36 y dedicarme a la cocina alocadamente tiene sus contras, y acabo de caer sentada, casi desfallecida en el asiento del tren que como siempre y como es la rutina en mi existencia, casi pierdo como el ultimo avión que cogí hace casi 6 semanas. Físicamente se nota, mi corazón no deja de temblar y de caminar como una locomotora, la respiración corta el riego de la existencia real y las piernas me tiemblan de solo pensar que hubiera pasado si no hubiese llegado a tiempo. Sonrío hacia mis adentros, si, siempre vivo al limite y no tengo remedio. Como con muchas otras cosas. Hay algo terriblemente persuasivo, intrigante y adictivo en rozar la improvisación, agarrarte con fuerza al caos y seguir navegando pase lo que pase.

Esta vez también he tenido suerte, aunque puede ser que sea la ultima. No pienso mas, me quito las capas de abrigos, chalecos, bufandas y jerséis innecesarias que llevo por encima, alrededor y entre los brazos. (Me encanta el frio, nunca llevo calcetines, me destapo como un niño pequeño al sol y voy en camisa aunque hagan 5 grados y llueva. Incluso con esto, no soporto sentirme atada, envuelta por algo que me ahoga constantemente y que me impide ser libre del todo, que me limita y me provoca asfixia). Empiezo a escribir.

IMG_4275

Por ahora, y lanzándome con este post, no he podido elegir ningún tema musical en especial que pudiera acompañarme únicamente y en exclusiva, por un camino como este, largo, inesperado y profundo que me llevará seguramente por diferentes estados de animo, por diferentes re encuentros con sensaciones y tumultos que el orden del día ahoga naturalmente para dejar paso, espacio y lugar significativo a los nuevos gritos o suaves sensaciones de bienestar, recuerdos y arritmias diarias que conmueven la mayoría del tiempo de los seres humanos (el mío, queda marcado hasta por las noches, unas noches complejas, largas y agotadoras que mis particulares terrores nocturnos, condición de la que sufro desde los 6 meses de edad, han invadido con tropas de insistencia milenaria dejando unas duras tormentas que le arrancan toda la vida a los acontecimientos reales y transforman el dolor consciente y controlado, en episodios perturbados que manipulan los latidos de los pensamientos. Entonces, los convierten en un asalto a mano armada a mi conciencia, imaginando guiones inimaginables y dejándome completamente derrotada nada mas abrir los ojos por la mañana. Los tenía mas o menos controlados, pero la muerte de mi madre hace apenas tres meses lo ha vuelto todo del revés. Tengo que volver a terapia, esta claro)

IMG_4584

Cuando escribo, siempre necesito música en mis oídos. Me gusta la música alta, muy alta, porque parece que me aíslo, me recuerda a cuando era mas joven y bailaba sin parar y me dejaba llevar por la emoción sincera y ligera del alboroto de las notas altas a plena luz de las horas de la madrugada; cuando era pequeña y bailaba sin parar, todos los días, fuera el que fuera y el lugar que fuera… Mi favorito, encerrada en mi habitación espaciosa, con chimenea, moqueta y papel de Laura Ashley. Bailaba para no sentir y para olvidar (hoy para recordar y vibrar). Así que perdonarme, y tendréis que hacerlo en muchas ocasiones en este post, si no consigo ser concisa con lo que escucho ahora mismo para escribir. Aunque siempre, como en todas las ocasiones de esta vida, hay un principio y un final. Y perdonarme si no consigo tampoco ser escueta, ni ser poco emotiva, ni ser poco personal. Siempre he escrito con el corazón, y esta vez, tras tanto tiempo y tan.. ¿ como podría definirlo? Tantos o sencillamente turbulentos y arrolladores, contundentes y emotivos acontecimientos, no se por donde empezar. De nuevo, me siento como una inexperta incapaz de resolver un simple crucigrama, las palabras que son tan claras en mi mente y tan reveladoras, y sin embargo atraerlas cual meteorito a mis dedos, me esta pareciendo una hazaña sin iguales.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Con el tiempo que ha pasado la pereza y las pocas ganas de hurgar en las heridas y en el pasado, afronto este post con una sonrisa que regala el alma siempre que pasa el tiempo, ya que no hay expresión creada por el ser humano más sabia que el tiempo lo cura todo. Mi madre solía decirme que los seres humanos olvidamos lo malo muy rápidamente, al final solo queda lo bueno marcado en nuestras emociones. Y es así, el efecto de la melancolía, la disipación por la falta de ejercicio de imágenes nítidas y por supuesto, la superposición de nuevas circunstancias de la vida real y de los minutos que pasan, hacen que al final, lo amargo se convierta en un dulce compota casera de naranja amarga, y en el borde de los huesos, solo quede esa delgada y fina línea de azúcar pegajosa.

“Abril. Sábado. 14,45 pm. Chica sentada en una mesa de madera, pensativa, inmóvil y silenciosa… Hasta el momento….Por fin algo mas suena:

Processed with VSCOcam with a6 preset

Decididamente selecciono siempre un buen jazz, como lo que suena ahora mismo aleatoriamente sin permitirme la mínima oportunidad de elegir algo en especial… Un buen jazz, o lo que para mi lo es, siempre esta dictado por la selección de alguna película de mi querido Woody (ay si me oyera mi marido… un enloquecido melómano)- (y si, me repito muchísimo, tengo ya 36 años y tengo mis costumbres), y que la mente y sus pensamientos comiencen a bailar primero, ligeramente y delicadamente, y mas tarde, tumultuosa e incontrolablemente. Benny Goodman, Duke Ellignton, George Gerwshin, Louis Amstrong, Charlie Parker…

Una copa de rosado a mi lado, con ese color salmón envejecido y delicioso y untuoso típico de los vinos de Cote de Provence, trozos de una alcachofa aliñados con mi vinagreta preferida a base de limón… Ahora sí, me adentro en un túnel inequívoco para que mis dedos, que están de los mas danzarines y que llevan enclaustrados y atados desde hace mas de 6 meses, aparten bruscamente de mi lado el plato de comida, tomen posesión de mi nuevo Mac Air (mi querido amigo y blanco compañero nuevo, el anterior me fue robado en la tienda hace un mes y medio, perdiéndolo de nuevo todo, sobre todo lo escrito hasta el momento… Cortesía y regalazo de mis dos amores, mi hermano y mi marido-pacientes, benevolentes y terriblemente buenas personas-) y no puedan evitar silbar sobre las teclas obviando, por un momento, todo esos temas y largos trozos escritos de puño y letra gracias a un poco más de tonta tecnológica que estos largos, larguisisimos días pasados, muchos de ellos colmados de lluvia, se han ido acumulando en mi memoria. Hoy mis dedos vuelven a relucir en un día de abril soleado, dejando petrificados en el recuerdo, por muchos momentos, el silencio sumido en el misterio del olvido y resguardado de las noches sin dormir. Desde que era pequeña la noche ha llevado consigo los secretos de mis días, mi madre decía que era porque cuando dio a luz estuve unos segundos o minutos sin que el oxigeno llegara a mi fuente cerebral, y que por eso era una niña extraña, callada, con grandes pesadillas y demasiado corazón. Que demasiado, en todos los sentidos, me acarraría demasiados problemas a lo largo de la vida. Si, estos últimos 3 meses han sido bueno… Como podría definirlos en clave de humor? Han sido sencillamente, mas largos, mas intensos y mas inesperados de lo imaginablemente posible. Siempre hay que mirar el lado bueno de las cosas, y si no se ha aprendido eso mientras estamos vivos, seguro que lo descubrimos esos minutos antes que nuestro cuerpo nos abandone. En la vida, por lo menos en la mía, no es una cuestión de trabas. Se trata de estar vivos o no. Y ¿quien soy yo para hablar de sufrimiento y trabas cuando vivo en el lado “bueno y soleado” del mundo, donde todo se da por sentado y todo es gratis, menos el ser verdaderamente feliz y sonreír? Donde puedo elegir lo que comer, lo que vestir y lo que hacer cada día de mis días desde hace 36 años? Digamos que me rindo ante la opulencia de mi queja y malestar de estos últimos tres meses tras la muerte, dura, dolorosa y traumática de mi madre por una enfermedad que yo mismo he sufrido y de la que me defiendo día a día aunque el día a día sea mas llevadero y haga olvidar la cadena perpetua que te liga a esta enfermedad. Y el caprichoso lamento continuado y aburrido por que se me haya quemado el negocio por completo. Mi Perla negra. Pataleo y me enrabieto, porque me creo estar en posesión de la virtud que las cosas me tengan que ir bien y punto. Pero lo cierto es que estoy viva y sigo pudiendo elegir.

221663_5355368083_3211_n

La muerte de mi madre supuso un antes y un después en mi vida. Los meses de noviembre y diciembre fueron especialmente tortuosos, duros, inesperados y agotadores. Ya estaba agotada desde hacía tiempo, en todos los sentidos. Verdaderamente agotada y por primera vez en mi vida casi rendida ante el pasar de los días, rendida ante las horas del reloj, rendida ante el largo camino por el que no veía ningún tipo de luz o salida. A veces ocurre. Eso no quiere decir que la tristeza pueda con tu vida, no estamos hablando de tirar la toalla; sencillamente el agotamiento por la lucha permanente se hace hueco entre partes de tu cuerpo que ni sabias que pudieran doler y entonces, como si acabaras de aprender una de las lecciones mas importantes de tu vida, te rindes ante una gran ola que rebota tu cuerpo contra la espuma agitada, te revuelca contra el suelo de arena, te sube por lo pies a lo mas alto, te gira como una turbina y te devuelve descolocado y mareado al punto mas lejano que podrían haber pisado tus pies. Como siempre he dicho y admitido, mi amadísima perla negra Federica & Co no ha sido siempre fácil de capitanear y días y días de tormenta sin iguales agotan a cualquiera. Luego, como si se tratara de un sueño, sin preaviso, sin explicaciones y sin tiempo ni siquiera para ser preguntado y acto seguido rechazar la oferta, llego la muerte de mi madre, una mujer que ha marcado mi vida de una manera muy particular desde que nací. En lo bueno, y por supuesto, en todo lo malo. Es lo que ocurre con las madres. Cuatro días de infierno, sufrimiento inimaginable rendido ante mis ojos, mi corazón, mi dolor y mis manos, incapaces de pararlo, incapaces de paliar, ni de callar, ni de curar, ni de acabar; mis ojos no vieron tanto dolor concentrado, con una muerte dura, lenta y terrible. Cada día que me levanto y cada día que me acuesto tengo esas imágenes clavadas en mi cabeza como si fueran una película en blanco y negro que no dejara de reproducirse aunque la palabra socorro estuviera en los títulos. El mes de enero fue sencillamente, un alto en la vida. Fueron días largos, sonoros, de muchas ojeras, solitarios, muy solitarios. La coincidencia que mi marido, mejor amigo, mayor apoyo y absoluto confesor llevara desde el mes de octubre viviendo en África y estuviera a muchos km de distancia, no ayudo en absoluto. Aún recibiendo amor desmesurado por muy buenos y únicos amigos.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Lloraba al menos 10 veces al día, algunas veces solo era un dolor profundo sordo ciego, desgarrador y silencioso. Los huesos dolían como no habían dolido antes y sentía cada nervio de mi cuerpo ceder ante la tristeza. Los ojos se encharcaban, caían lagrimas gruesas y profundas, durante unos minutos en los que me dejaba caer y me abandonaba al sufrimiento. A la melancolía y a la falta. Duraba unos minutos. Me secaba rápidamente la cara con los dedos y seguramente con las mangas de mi camisa y volvía a la vida real. Tengo un trabajo de cara al publico 6 días a la semana así que camuflar mi dolor me resulta terriblemente complicado.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Otra veces, el lloro era de agua fina que caía sin parar y gritaba de dolor… Esas veces era ruidoso, amargo, desesperado y arrasaba con todo mi corazón. Los últimos recuerdos afloran a mi memoria como si estuviera destinada a reproducir a cámara lenta mis últimos cuatro días con ella y comí una bobina machacaran mis oídos. Mi vida con mi madre nunca me ha dejado indiferente: los dolores mas grandes de mi vida llevaban su perfume (Elixir de Clinique, un olor que ahora me mata dulcemente cortándome la respiración) y sin embargo ahora solo puedo sentir un amor inmenso y una admiración que me hace aún mas terrible el hecho de no habérselo dicho en vida. Aunque no hubiera podido. No pasa nada. Ella vive en mi, como ella siempre dijo. Eso si, una simple canción, una simple nota de nuestra música favorita, italiana por supuesto, una simple pregunta por banal que parezca de una receta, de algún secreto escondido siempre en el corazón de una madre, el significado de una frase que solo retumba en mi alma por su reminiscencia . Ella era mi ancla con mi pasado, mi cuerda amarrada a mis recuerdos, a mi existencia real y pasada, a mis momentos de felicidad y autentica ternura. A sus maravillosas canciones de

La pérdida de una madre es como la perdida de un pulmón. Te deja huérfano de verdad. Yo nunca he perdido uno, creo, en mi ignorancia, que el pulmón es de los pocos órganos que no se pueden donar para salvar, sino que son esenciales para la vida de cada uno. Así es una madre. Mi madre, una mujer muy particular en su esencia, en su efecto sobre el mundo arrasador, detonante y destructivo muchas veces, otras muchas sencillamente única, salvajemente agarrada a su corazón, combativa y luchadora, profunda hasta casi morir por ello y convicta penitente en silencio de su tortuoso malestar, hubiera sido yo su mayor fan y mejor amiga si no hubiera sido mi propia madre. Como lo han sido y como lo siguen siendo muchísimas personas que cada noche antes de acostarse me escriben mensajes para acunarme y darme amor, aun sabiendo que ese no fuese su talante expresivo y físico transformador de ejecuciones sentimentales. Ella, aunque lo sintiera en el fondo de su corazón aullando y raspando sus tendones como el lobo mas desesperado, y hubiese sido y fue, su mayor voluntad… Lo cierto es que en la vida real, le fue imposible demostrarlo, sobre todo hacia mi o quizá únicamente hacia mi. Esto ocurre muchísimas veces.

Processed with VSCOcam with g3 preset

Aunque tengo muchísimas dudas, escribo, borro, vuelvo a escribir, borro…No puedo no escribir sobre la mujer que me dio la vida, que lucho por mi como si perdiera aliento en cada suspiro, que estaba absolutamente y enfermizamente desquiciada, atada, enamorada, entregada y destructivamente enganchada carnalmente a una hija que deseó con todo su corazón y que al mes de estar embarazada, allá por el lejano 1978 ya sabia que sería una niña, de nombre Federica, con el pelo castaño y largo, ojos azules y una sonrisa infinita. Como he dicho antes, el tiempo lo amortigua todo y creo que debo y que es justiciable que escriba unas palabras sobre una mujer que lo dio todo, absolutamente todo por su familia habiéndolo perdido todo, absolutamente todo una mañana de diciembre del 1995. Una gran mujer, un enorme corazón salvaje y contaminante, una gran decoradora por necesidad, una luchadora acérrima como ella misma se definía, una loba como la madre de Caín y Abel sacando las uñas antes que el sol hubiera amanecido, siempre y por si acaso. Siempre atacante, por si acaso. Una gran profesional, innovadora, entregada, única y magnifica en su especie. Desafortunada en el amor, muy muy desafortunada. A veces metemos la pata con lo que elegimos y con lo que mas necesitamos… Y siempre la castigué por ello. Como cuando castigas a alguien que te decepciona. Luego, con el tiempo y eso tan bonito que se llama la compasión y el perdón, que nos diferencia de los seres despreciables y nos hace dignos de estar vivos y de llamarnos humanos, me di cuenta a lo largo de muchas noches echándola terriblemente de menos, que los corazones salvajes y sin medida como el suyo no tenían derecho a elegir y tampoco muchas mas alternativas. Al menos en su cabezonería y en su desesperación por ser amados de vuelta, aunque fuera por unos instantes. Al menos el primero, mi padre, le dio todo lo que ella le pidió. En todos los sentidos. Y además, le regalo un tesoro de lo mas preciado: una familia adquirida que siempre estuvo a su lado y que aun sin ser ya la suya, le cerro lo ojos el día de su muerte. El segundo, como decimos en Italia, mejor que no vuelva a aparecer. Y vuelvo a sonreír, porque nosotros, los románticos y viscerales romanos, somos capaces de mucho. Así somos.

Ella me lo enseño todo, absolutamente todo. Soy lo que soy gracias a ella, todo lo malo y todo lo bueno. Le pese a quien le pese. Nadie tenia una imagen mas real de la familia, de la estética, del amor verdadero, del respeto y de lo realmente importante en la vida, con sus valores y la delicadeza de los detalles por los único y verdadero, del amor y pasión por el hogar, del dar mas que recibir, siempre. Nadie más que ella, aunque no lo supiese demostrar. Mejor gusto, imposible. Es verdad que todas las hijas pensamos eso de nuestras madres, pero viniendo de mi, que la detestaba abiertamente, mi veredicto es absolutamente fiel y certero.

No sabia si escribir sobre ella, seguramente habré aburrido al fiel seguidor, pero se lo merecía. No voy a escribir mas, duele demasiado. Todavía. Como no sentir su calor, no sentir el olor de su abrazo. Con ella, de todas formas, siempre ha dolido. Pues que asi sea.

“Abril 2014. Jueves 13,12 pm. Chica sentada ante escritorio amplio. Lluvia en los cristales, frio del norte y suavidad en el ambiente. Suena Guilty, de Madelaine Peiroux”

Captura de pantalla 2014-06-06 a la(s) 10.11.50 

 

Escucho, y perdonar si no lo introduzco desde el principio, un tema maravilloso de Madelaine Peiroux, un Blues llamado Guilty que en este preciso momento y tras unas dudas muy serias acerca de cual seria el tema perfecto para escribir este post (que conste, se que han pasado 5 meses desde el último post), pero yo escribo sin parar en mi cabeza como si fuera una enferma de la pluma arrasando con paginas imaginarias como lo haría el copiador de textos antiguos mas sigiloso y bailo, con el corazón, los recuerdos y los pies de puntillas, al son de todas esas canciones que despluman mi testaruda cabeza. ¿Por qué un blues? Porque significa melancolía, y sobre todo proviene del sonido mas profundo afroamericano; y por encima de todo porque proviene de las canciones espirituales, de canciones de trabajo y de gritos de campo. El blues penetra en el alma y te conduce como el mismo Dante por un camino aventurado y sentido, amargo y misterioso a la vez, deslumbrador, revelador y mágico, donde tu propio yo se re encuentra con las imágenes mas puras de mi vida, y lanza como una gran explosión de emoción pura una mancha de dulce carmín sobre mis recuerdos mas profundos y sinceros. Y Madelaine porque me contagia con su voz y me hace sonreír imaginándola hace muchos años cuando era una anónima más, regalando música en los puentes de Paris.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Muchas veces las palabras inventadas por los seres humanos, esos sonidos que por alguna razón inapropiada salen de nuestra gruta de la comunicación para expresar lo que vive en nuestro interior, son sencillamente insuficientes. Insuficientes para hablar de todos esos misteriosos mundos e inframundos que pueblan nuestro corazón y trascienden por la máquina perfecta de la existencia dejando sin embargo, mudas e incapturables las emociones más desgarradoras y autenticas. Por esta razón nació la música, el único medio de comunicación que aúna múltiples formas de expresión, que embarazosamente son imposibles de volver tangibles con nuestro lenguaje hablado. La música toma, absorbe y envuelve como vapor todo aquello que nos convierte en seres vivos y lo lanza al universo cósmico de nuestra vida terrenal, haciendo vibrar cada uno de nuestros escondites secretos. Es el camino hacia la libertad, la única forma de expresión que nos conmueve hasta dejarnos completamente desnudos.

Processed with VSCOcam with b1 preset

Febrero fue un mes relativamente rápido. Rápido en el sentido que no lo recuerdo con demasiada contundencia. Por los menos los primeros días. Hasta que un día escapé, cogí lo que quedaba de mi, mis chicos y Priscilla la perra heredada de mi madre, y huí sedienta hacia el norte. Llegue por la noche, una de esas noches de Santillana del Mar cautivadas por la bruma, una suave llovizna, la luz tenue y amarilla de los faroles perfectamente iluminados, el silencio de la civilización clavado en los adoquines medioevales y la palabra hogar colgado de la puerta luminosa de mi mente agotada. Había planeado estar tres días, me quedé casi una semana. Me cuesta muchísimo explicar como el norte de España, en especial Cantabria y más en particular, Santillana del Mar han hechizado mi alma hasta dejarme completamente embrujada. La serenidad, el espacio y tiempo condensados y convertidos en un equilibrio sin iguales, la paz y la calma de animo, mi máxima ambición en la vida y mi sueño cruzado desde que era pequeña hechos realidad y en mis manos regalados en mis blancas manos por un pueblo sin iguales. Pocas veces me he cruzado con tan alta calidad de espíritu reunidas y encontradas por cada esquina y escondite, donde la autenticidad, la falta de afectación por unas ciudades que te chupan el alma y la sonrisa, una inteligencia que para parada en el tiempo y la bondad en las comisuras de los ojos (dedicare un post solo sobre este mundo tan especial, lo prometo). La soledad obligada con la vida de mi marido en Kenya me estaba pesando mucho más de lo que había nunca imaginado y nunca predicho, y necesitaba volver a sentir que mi corazón no había dejado de palpitar y que no se había olvidado de empujar la máquina, algo perdida que me acompaña desde el amanecer hasta el ocaso del cierre de los ojos. Fueron 5 días sublimes, poco a poco mis arterias volvían a electrificarse, poco a poco comencé a ver de nuevo con claridad todos los claros, oscuros y tonos pasteles; fui despertando tras un largo y confundido letargo, desperezando la vida, estirando los huesos e inspirando profundamente el olor del campo del norte, de la piel de vaca negra y blanca, de las flores silvestres, de amaneceres junto al mar, de las olas rompiendo contra las rocas y del cielo inmenso… Mientras expiraba mis malos recuerdos y toda la pesadumbre que llevaba arrastrando desde hace demasiado tiempo. Fue como volver a despertar. Y desperté de verdad. A los pocos días, además, emprendía un maravilloso viaje de vuelta a mi amada África y apenas era consciente de ello. La vuelta a Madrid cumplió con las expectativas de mi ya atareada vida, ligando de una forma inesperada ese impulso que surgió hacía ya 12 meses sentada en el despacho de Juan Carlos (mi santo terapeuta) a punto de cumplir los 35 años. Si en esos días faltaban también y de nuevo, pocos amaneceres para mi 36 años cumpleaños. Hacía un año me había propuesto cambiar de vida, ahí sentada, mientras intentaba resolver algún que otro enigma de mi tortuoso pensamiento atado con un cordel de cocina a mi pasado. Si, quería cambiar de vida y me había puesto como límite un año.

IMG_5035

En Febrero, cuando volví de Santillana, faltaban pocos días para cumplir los doce meses desde mi promesa y había avanzado poco o más bien casi nada, aunque dentro de mi cuerpo algo se hubiera librado de algunas, muchas y extrañas ataduras gruesas como cabos de barco, como ese naviero español que recobra la vida tras muchos siglos en la maravillosa película de los Goonies (que gran clásico). Y algo, aunque no fuera latente, ni patente, ni tuviera forma ni color, estaba rugiendo en mi interior golpeando con fuerza contras la piel sobradamente agarrada a mi esqueleto. Fue en esos momentos, cuando empecé a sonreír de nuevo, contuve la respiración y empecé a sonreír de verdad. Conseguí ponerme a régimen y salir adelante.

IMG_5419

La noche antes de coger mi avión hacia Nairobi con escala en Londres, debía ir a casa y acostarme no más tarde de las 9, una vez hubiera conseguido hacer mi maleta, entregar a los chicos a su cuidador, dejar todo organizado en la tienda y dejados atados algunos largos y fastidiosos cabos.

Lo cierto es que no fue así, debía estar en el aeropuerto a las 5am para coger el avión de las 06,40 am. Esa noche sin embargo y como una enorme excepción en mi vida poco rutinaria pero desde luego ermitaña y nada dada a los eventos ni sociales, ni de re encuentros faunísticos, ni de conversaciones absurdas mantenidas en la superficie de un imposible intento de sorprenderme con algo sin caer en la rutina de mi terrible forma de actuar que no me jacta de ninguna paciencia ni sentido común. Ni en publico, ni en mi mente. Arraso por donde paso sin templanza ni control, aunque hace tiempo era mucho peor. Esa noche, me confundí en la vida mundana y sin embargo no pude llenar mi bolsa vacía de ningún recuerdo ni de ninguna cara que hubiese querido mantener a salvo. Lo que sí recuerdo fue llegar muy tarde, quedarme dormida y levantarme angustiada a las 5,40 am y sin haber hecho ni siquiera la maleta. Iba a ver al amor de vida, después de muchísimos días y muchísimas noches, a un continente que me robó el corazón hace ya 16 años. Salté con la rapidez de un jaguar, me quité el pijama rosa y en menos de 10 minutos estaba lista para volar hacia el aeropuerto. Mis posibilidades de llegar al avión eran de 2 contra 6. Necesitaba a un conductor veloz como un rayo, las autopistas despejadas, cargar con la maleta sin facturarla, conseguir que una auxiliar de tierra se apiadase de mi y correr como la luz. Y que todo ocurriera en 55 minutos. Y ocurrió. Irene, así se llamaba la auxiliar que se apiadó de mi cuando empecé a llorar delante suyo explicándole en qué circunstancia me encontraba, me regaló la oportunidad de despegar y encontrar de nuevo la felicidad absoluta. Su misericordia, compasión y bondad me regalaron el comienzo de un viaje que me ha traido hasta aquí, a estos momentos de paz y serenidad, de la mano de el hombre que un día se enamoró de mi y vió en una mujer perdida y solitaria un diamante en bruto, que tras siete años de pasión incondicional me ha devuelto la sonrisa que había perdido hacía ya 24 años.

IMG_4837

Me subí al avión, caí rendida y dejé todo un mundo a mis espaldas hambrienta de abrazos y del sol africano. Estaba de nuevo, mirando la vida a la cara. Cayendo de nuevo, enamorada del mundo.

IMG_4859

Escucho: “For once in my life” de mi querido Steve Wonder….

“CONTINUARÁ”……

Aunque estoy un poco desacostumbrada y no sigo listas perfectas, aquí van mis recomendaciones para este post:

     –     Por supuesto y no es porque estén en Federica & Co (creo que los que me conocéis sabeis que nunca hago mención a nada que no me apasione sinceramente), recomiendo con muchos aplausos las dos nuevas tiendas del jardín: la de niños, Luna de Plata con marcas como Tocoto Vintage, Buho, Emile et Ida… Y los geniales Maria y Alvaro que se lanzan con su primer proytecto con una tienda multimarca muy particular Le Circus

- Leer a Josef Conrad y su “ El Corazon de las Tinieblas”

-Reservar para ir al maravilloso festival de literatura y poesía Hay on Wye en un pueblo encantador entre Inglaterra y Escocia. Podeis aprovechar para hacer unas magnificas catas de whiskies de Malta www.hayfestival.org

-Volver a ver la película “The Hours”, sencillamente sublime

  –      Ir a la maravillosa tienda en Madrid “Black Oveja” www.blackoveja.com

  –      Descubrir la revista online CerealMag y sus guias www.cerealmag.com

 –       El restaurante en Madrid Nakeima (Calle Menendez Valdés 54)

 –       El Restaurante de pollos Le Coq Rico en Paris www.lecoqrico.com

 –       La revista gastronómica española Bon Viveur wwww.bonviveur.es

 -       Las fabulosas fotos y recetas de Loreto Antolin en Instagram como Nosolokitchen www.instagram.com/nosolokitchen

 –       La colección de hoteles del mundo de Maison des revés www.maisondesreves.com

 –       El hotel Eco-Lodge le Domaine Sainte Colombe www.domaine-sainte-colombe.com

 –       Descubrir la fotografa y florista inlgesa Valerie Finnis

- Re-descubrir la Bóbila en el Ampurdan… Nuevos dueños, nuevo restaurante, nueva deco… Me chifló la familia entera! www.bobila.com

 –       No perderse de ninguna de las maneras la próxima inauguración el día 22 de Mayo del Mercado Ecologico nuevo proyecto de la familia Muñoz-Calero (que maravilla!!) El Huerto de Lucas www.elhuertodelucas.com

 –       El beauty Van Les Boudoir des Cocottes www.lesboudoirdescocottes.eu

 ENJOY!!!!!!!