“Este no es mundo Pa Cobardicas!”

655 Views 8 Comments

Estas son las célebres palabras de una mujer muy especial, la más luchadora, la más intrépida, la más valiente que haya conocido nunca. Y además es una artista, es una buenísima persona y siempre está sonriendo. Qué suerte tengo de haberla conocido.

Este no va a ser un post como los anteriores, en el sentido que casi nunca hago listas de recomendaciones o de cosas  que van llamando mi atención. Este blog me gusta que sea un poco más extraño o por lo menos que respire a través de otras formas de inspiración que la vida diaria, y ese tipo de alusiones a lo que trasciende a traves de mis ojos, las reservo para Facebook o para Twitter aunque no se me da muy bien reproducir por escrito todo lo que mi cabeza piensa y asimila a diario la verdad… No soy nada disciplinada ni ordenada, y por esta razón no consigo llevar una lista organizada de todos los pensamientos… Seguramente porque os aseguro, son muchísimos e incluso demasiados al día.
Para que este post sea distinto y lo pueda explicar, comienzo con mis recomendaciones y sustratos de experiencias cotidianas que se amontonan en mis neuronas, aunque antes de todo esto, no quiero dejar de dar señales de mi misma y dar un sentido real a lo que escribo… Este post va a ser distinto, pero también tiene un lugar común en mi lado sensible a todos los demás (las personas pueden cambiar pero nunca desaparecer) y no voy a dejar de tener rondando entre las palabras un tema en particular, como este…  el que lleva en mi cabeza desde principios de mes y con mi tardanza inaguantable en seguir escribiendo, casi ha echado raíces en mi oídos y en mi memoria. No es un tema en realidad, es sobre la amistad, sobre los amigos.

Pero vayamos por partes… Se que no soy capaz de seguir el planning que me propuse hace tiempo y escribir cada día o al menos cada semana… No hasta, por lo menos, el momento (que espero que llegue cuanto antes) en el que ya no resista más la impertinencia de mi desorden y quizá vaguería, y me rinda ante el hecho que la disciplina es la mejor cura para el desasosiego… Hasta entonces, he decidido al menos escribir una lista o al menos una carta en la que fugazmente anotar mis favoritos de la semana… Se que este no es un blog de recomendaciones… Pero vaya, hay veces en las que recomendar cosas que te hacen feliz o te aportan una sensación nueva, merece la pena… Por lo menos como respeto a lo que estas sintiendo: en una película italiana que me encanta se decía: en la vida no es importante llegar al final de la carrera sino lo que estas sintiendo mientras la corres. Pues un poco lo mismo… Estoy ahora mismo con mi delantal de flores, sentada frente a la chimenea de mi casa (he intentando encender un mega tronco que robamos Jaime y yo de un bosque donde van los chicos y él a correr… pero complicado…), con una copa de vino “Domaine Belle Les Pierrelles del 2009” y escuchando a mi idolatrado Van Morrison y cuyo disco “Bak on the Top”… posiblemente no sea de los mejores, pero me recuerda una época muy placida de mi vida.

Hablando de amigos, la semana pasada estuve (mas bien le dediqué un momento largo a mi misma.. me lo dediqué en cuerpo y alma) en un lugar muy poco habitual para mí: me tomé la tarde después de una comida excepcional en Kabuki y me fui a la peluquería: aunque en un momento normal me hubiera sentido muy culpable por ser viernes, dejé a un lado mi conciencia y me dejé tal cual, caer en un universo de belleza que se abrió hace poco y cuyo dueño Moncho Moreno conozco hace muchos años. Aunque los años hayan pasado y no nos hubiésemos visto en tantísimo tiempo, se refirió a mi como Amiga y esto me hizo una ilusión increíble, de la de verdad además. Yo tampoco se sentir de otra manera la verdad. ¿Cómo conocí a Moncho? Bueno, fue hace ya 14 años, yo estaba estudiando la carrera y conseguí un trabajo para ganar algo de dinero extra… Por entonces ya vivía sola y trabajaba de asistente de una mujer muy trabajadora y entregada al mundo de la moda… Ganaba un sueldo pero sobre todo, aprendí muchísimas cosas que yo en ese momento no creía de ningún valor ( a mi la moda y su mundo no me interesaban gran cosa)… Aunque con el tiempo no solo me fueron muy útiles, sino que me formaron como persona y como profesional y que me abrieron las neuronas de una forma muy particular. Trabajando para este terremoto y grandísima profesional, tuve la suerte de acompañar, conocer y trabajar con Moncho, uno si no es el mejor, maquillador y peluquero de España… Y con quien tuve la suerte de compartir muchas producciones con equipos increíbles. En esa época yo era bastante rebelde y no solo no me interesaba nada la moda y sus circunstancias sino que hacia todo lo posible por alejarme de los estereotipos y los convencionalismos. Y él la verdad, no solo siempre fue encantador sino que me enseñó algunas cosas que nunca debes olvidar sobre belleza y savoir-faire y que, hoy en día, todavía llevo guardadas en mi recamara secreta. Qué iba a saber yo de la vida si todavía quería ser escritora, rebelarme y no dejar atrás ninguna de mis múltiples ilusiones, y cuando digo ninguna era ninguna. Y ya, enseguida. Nada de esperar. El lenguaje de la paciencia y de la discreción lo he ido aprendiendo muy lentamente y sigue siendo para mí un caso experimental de existencia.

Cuando entré pues (era mi segunda vez en un año en una peluquería) y fui a caer directamente sobre su sonrisa abierta y exacta a la de 14 años atrás, decidí que la mía no había sido una mala decisión, sino todo lo contrario… Y me dejé llevar. Y encantada la verdad, un lujo que para una mujer tan poco femenina como soy yo, se convirtió en toda una experiencia. Esto no fue todo, Teresa (que vino a uno de mis cursos de cocina) es la dueña de la parte Nails de abajo llamada My Little Momo (www.mylittlemomo.es) cuyo diseño de marca e imagen no puede ser más sublime… Más parisino (estilo rue Jacob…) que nunca pero en Madrid. Me quede fascinada y si alguna vez vais por favor pedir uno de sus folletos, son para enmarcarlos.

Yo nunca había pensado que lo amigos fueran tan importantes… Siempre he tenido muchos amigos y muy muy buenos, pero a la palabra amistad no le daba tanta importancia, no creía que un amigo te pudiera sacar de un apuro, o consolar, o dar cariño o escuchar o ayudar… Yo siempre he sido una niña, una adolescente y una mujer muy ensimismada en su propio mundo, muy solitaria en cuanto a la comunicación, a la expresión, al compartir o abrir mi mundo interior. Esa llave llevaba y sigue llevando, una cerradura muy complicada de abrir incluso para mi misma… Siempre me ha costado decir en alto Dolor, o Pena, o Desilusion… Creo que el mundo ya esta lleno de problemas como para ser yo uno más, y además quien me iba a entender… Esta claro que si uno no habla o no se comunica, como pueden los demás enterarse o al menos descifrar, lo que hay por dentro…Conmigo, de hecho, siempre se ha tratado de descrifar con lupa el complicado lenguaje de la incomunicación verbal. Posiblemente mi corazon hable con una lengua muerta tipo el arameo. Por esta razón, el tema de la escritura… Con el papel, la hoja en blanco y los sentimientos a chorros no hace falta tener público y sobre todo, decir las cosas en alto… Y a veces parece que cuando las cosas no se dicen en alto pasan mas deprisa o ni siquiera existen de verdad. Bueno, cada uno se protege como puede.

Quién me enseñó el valor la amistad fue mi marido Jaime: yo no entendía como alguien podía tener tantísimos buenos amigos, verles a diario y con necesidad, hablar por teléfono, compartir todos los detalles del dia y de la noche y sentirse más que una familia. Y le escuchaba, le espiaba a veces, le admiraba otras y me sentía hasta celosa en otras… Pero el tiempo enseña, sobre todo la observación del ejemplo: y poco a poco (y también gracias a mucha terapia) con su ayuda y la verdad, muchísima suerte, fui quedando boquiabierta ante un mundo que yo no conocía en absoluto. ¿Suerte? Sí porque a parte de los amigos de toda la vida que han crecido, se han enamorado, han estado jodidos, se han casado y se han hasta divorciado,  han entrado en mi vida  nuevas caras, amigos, amigas, hermanos que, como arte de magia, han seguido pegados a mi como lapas azucaradas… A partir de los 30 años y  aun creyendo que eso no era posible, he conocido seguramente a las mejores amigas y amigos que tengo. De todas las edades, profesiones, colores, emociones, antecedentes familiares y psicológicos. Y pienso, qué suerte, como es posible que no nos encontráramos antes, como es posible aferrarse tanto a una persona que apenas conoces y que sin embargo, es capaz de escuchar y entender tanto a un ser humano un tanto complicado como yo. Quizá antes sentía que todo mi bagaje, que toda mi trastienda resultaba demasiado caótica y llena de grandes y pequeñas cicatrices poco normales como para que alguien pudiera oir los gritos de ayuda silenciosos. Desde que era una adolescente, se m ha considerado o se me ha tachado de “loca” y llega un punto en el que si no esta dicho desde el amor sino desde el conformismo deja huella. ¡Hasta a un lobo como yo!
Mis amigos de hoy en día saben como soy, aprecian mis defectos y hasta se ríen de ellos; sacan a relucir lo mejor de mi misma frotándome como alibaba, y desde luego siempre siempre estan a mi lado, en ese mundo paralelo que acompaña la magica rueda de mi existencia. Sin presion, lento y adagio, sostenidamente. Tengo tres mejores amigos, mi marido Jaime, mi Rano y Gaspar. Qué suerte.

Aquí van el resto de las recomendaciones para este fin de semana:
–    Ir a ver la estrenada exposición de Leonardo Da Vinci en el centro Arte del Canal de Isabel II
–    Ir a una cata de vinos a Enoteca Barolo y comprar Habla el Silencio de www.bodegashabla.com
–    Degustar uno de los magníficos quesos de Finca Pascualete
–    Comprar plantas aromáticas: albahaca, tomillo, perejil, cilantro, romero… Por ejemplo en The Workshop Flores
–    Tomar unos berberechos de lujo como los Peperetes www.peperetes.com
–    Leer el blog de Rikki Snyder
–    Escuchar a Eleni Karaindrou
–    Ir a comer o a cenar al restaurante más bonito que he visto en los último tiempos y de cocina excelente El Filandon

–    Leer la columna de Marta Muñoz-Calero en SMODA los sabados

–    Ver alguna de las películas de la guionista Nora Ephron

–    Encargar un Cupcake o una tarta de EAT-ME CAKES www.eatme-cakes.com

Enjoy!
Y yo a trabajar en la nueva entrada sobre Madrid Fusion…

Source: Federica Stories

8 Comments
  • palabras de motivacion

    Responder

    Me descubri con tu web mientras averiguaba algo en bing y me satisface haberla hallado. Tus paginas son bastante extrairdinarios y he disfrutado revisandolos.

  • elena

    Responder

    Federica,
    No he esperado a tu respuesta y he reservado directamente ;D y no me arrepiento. Por teléfono son de un amabilísimo tremendo. Ya te contaré pero tengo muy buen feeling
    Gracias de todas formas
    Un beso

  • Federica

    Responder

    Elena! pues la verdad es que merece la pena que la pruebes. Como he dicho yo no soy nada de peluquerias y le doy la minima importancia al aspecto fisico de las personas… Pero es verdad que es la primera vez en mis 34 años que me dejan el pelo perfecto, impecable y exactamente igual a lo que tenia en mi mente y eso no es tan facil… El precio fue de 120 euros. Y lo dicho, yo voy una vez al año!
    Gracias!!

  • Elena

    Responder

    Hola Federica,
    Me da palo preguntar algo tan banal después del pedazo post que te has marcado. Pero hace tiempo que quiero probar la peluquería de Moncho Moreno, y me gustaría saber qué precio aprox, tiene.
    Gracias gracias!!

  • Federica

    Responder

    Gracias por los comentarios!!!! este fin de semana he hecho muchisimas fotos en Francia y estoy acabando mi nuevo post!! Espero que os guste!
    xxxx Feliz dia!

  • Pingback: MylittleMomó
  • Toujours

    Responder

    Que bien te siento!! Me alegro y sonrío..
    Disfruta, se feliz.. y gracias por un nuevo post.
    Good night

  • Victoria

    Responder

    ¡¡Hola Federica!!

    Casualidades de la vida… después de mucho tiempo me he decidido a abrir un blog y mi segunda entrada ha sido para hablar de tu magnífico espacio en Hermosilla: http://midiminutojardin.wordpress.com

    Pero la casualidad viene en que lo quería orientar en algo así como que “si quieres puedes” y hoy por la mañana he consultado tu blog y hablas de “este mundo no es pa cobardes”: gracias por no ser cobarde, abrir tu espacio y que todos podamos disfrutar de el!!

Leave a Comment