Jingle Bells Rocks

214 Views 12 Comments

Siempre he pensado que la Navidad es el periodo más mágico del año, por eso de las luces, el frio, el regalo pensando en la persona que quieres, la familia reunida, el árbol, las comidas interminables, y todo lo que la cultura pagana nos ha enseñado. Hace tiempo que sueño con ir a Laponia a conocer al mismísimo Santa Claus, ya que vivo este momento del año como una autentica niña y la emoción me suele superar. Podría decir que abducir.

Este año, y supongo que como a muchos otros, no parece que la Navidad haya pasado por mi vida. Imagino que siendo tendera la revolución que la Navidad desata en las calles, en las tiendas, en los restaurantes y en las miradas de los paseantes se hace más latente, y este año tan tan complicado y tan duro para todo el mundo y para España, parece como si hubiera sido una neblina enmascarada por un recuerdo. Menos mal que nos quedan los recuerdos. Las tiendas vacías, el espíritu perdido en otro continente, las calles desoladas, los bolsillos vacios y asustados, una navidad hecha por obligación y no por inspiración.

Mi Navidad ha sido como ya dije en mi post anterior, muy extraña, yo también he sobrevolado por encima de los días y de lo habitual para caer en una realidad muy distinta y seguramente no será una Navidad que recuerde con particular euforia… Todo este caos nos ha pillado muy desprevenidos, posiblemente el año que viene seamos más fuertes, estemos más preparados, tengamos la piel más curtida y el corazón más duro; y las adversidades nos parezcan mucho más irrelevantes de lo que en realidad son. Siempre todo se puede ver o medio lleno o medio vacío, solo se trata de el enfoque que le demos. Nosotros, los mediterráneos, nos dejamos llevar muchísimo por la parte visceral de nuestros sentimientos, por la parte más impulsiva de nuestro ser y sin embargo, el saber relativizar o quitar importancia debería de ser un buen propósito para cualquier principio de año de nuestra vida.

Yo, para empezar a relativizar… Dudo muchísimo sin embargo que pueda ser capaz… Me concentro desde hace unos días escuchando un disco de un indio llamado Deepak Chopra y su Chakra Balancing Volume I. Se supone que durante tres cuartos de hora dejo que el mundo desaparezca y me concentro en abrir mis Chakras que deben de estar cerrados como armaduras (creo que una vez alguien me intento abrir uno y se puso enferma durante meses…). Y en ciertos momentos funciona. También el hecho de que esté de vacaciones ayuda muchísimo. Me encuentro en medio de la nieve, en medio de las montañas, rodeada de naturaleza, despertándome pronto, haciendo vida familiar y disfrutando de unos días maravillosos en los que nunca dejo de aprender a base de observar a los demás.

Nosotros lo seres humanos, nos preocupamos siempre de lo que vendrá, de lo que no podre tener, de lo que no podre adquirir, de las renuncias, de lo no posible, en vez de disfrutar de la vida tal y como es, día a día. Nos consideramos tan inteligentes, tan modernos, tan avanzados, tan evolucionados y miramos sin embargo alucinados en la televisión (yo tuve la suerte de verlo muchas veces en directo) como en el 2012 casi, hay todavía pueblos en el mundo que viven como salvajes, tapados con un taparrabos de cuero, unas flechas, las caras pintadas y apenas nada para poder vivir. ¿Nada? Los bosquimanos de Botswana, la tribu más ancestral (después de los Australianos Aborígenes) de la tierra, viven sin nada. O eso nos parece a nosotros, los coleccionistas de miles de enseres sin vida. Sin embargo, viven en perfecta comunión con la madre naturaleza, toman lo que es necesario para sobrevivir, disfrutan con lo que les rodea y lo más importante, guardan en su cultura y en su interior toda la sabiduría de la historia del ser Humano: saber y no necesitar, vivir y no necesitar, dar y no necesitar es lo más sabio que haya.

El mundo seria muchísimo mejor si fuéramos capaces de prescindir de lo superfluo y saber ser felices, de verdad felices, sin nada mas ni nada menos que lo básico para la supervivencia nuestra y de nuestros hijos.

Pero para los que soñamos, pero vivimos en esta parte del mundo y tenemos nuestras sacrificadas obligaciones que atender, qué complicado y qué duro está resultando este mes de Diciembre, qué difícil la vida del autónomo en estos días que corren, en este país tan bonito que un día fue una mina de sueños e ilusiones…

Qué difícil sacar adelante tu negocio, por muy bonito que sea, por muy especial que sea y hacer frente a esta crisis que nos deja completamente desnudos… Quizá deberíamos haber centrado nuestros esfuerzos en algo más fácil, en algo más digestivo como la gastronomía… Al final todo el mundo sale a comer o a cenar alguna vez y más en España. Y lo cierto es que no me debería de quejar en voz alta, ya que mire por donde lo mire, soy increíblemente afortunada y lo más importante que hay para un ser humano, lo tengo. Muchas mañanas me levanto y la angustia no me deja disfrutar de todo lo que me rodea, el estrés me reconcome y hasta a veces, como esta mañana por ejemplo, doy vueltas en la cama desde el alba intentando dar con soluciones, intentando dar con la formula que de estabilidad a nuestro negocio, intentando inventar algo nuevo para sacar adelante este maravilloso sueño que es Federica & Co, que nunca hubiera sido posible sin el apoyo incondicional de mi suegra Karin y el trabajo, la constancia, la inspiración diaria y el amor de mi marido, socio, mejor amigo, director de orquestra y capitán de nuestro barco, Jaime.

Yo soy un poco capitán Garfio, tenemos a nuestro Smith y no podría encontrar a nadie más perfecto para encarnar a Peter Pan que a mi marido Jaime, quien ha hecho realidad ese País del Nunca Jamás llamado Federica & Co. Es en estos momentos, cuando pienso en estas personas, cuando tengo que parar el tiempo, detener la ansiedad, detener la lavadora de mi cerebro, el estrés y dar gracias por tener a un equipo tan bueno a mi lado, por recibir tanto amor, por poder contar con un compañero de viaje tan increíble, que siempre me ha apoyado en todo, incluso cuando he cometido muchos errores, incluso cuando he sido insufrible; que ha creído en mi cuando nadie lo habría hecho, cuando me ha levantado una y otra vez y me ha llevado de la mano sacándome a la luz, cuando me ha colmado de amor, de paciencia, de sabiduría y de templanza, cuando me ha enseñado casi todo lo que se de mi misma y ha curado mis heridas, borrando las cicatrices. Gracias a la persona que hace ya cuatro años vió en mi un diamante en bruto y luchó por mi como nadie lo había hecho nunca. Señalando mis errores y aceptándolos cada vez, volviendo una y otra, y una vez mas a reconstruirse para poder seguirme, quererme y respetarme. Considerando la locura de trabajar juntos, todos los días, todos los fines de semana, en todos los viajes, todas las mañanas, todas las cenas, todas las comidas, todo… Considerando todo esto y que yo aprendo muy lentamente, que soy muy testaruda, orgullosa y que nunca acepto cometer errores visto mi terrible soberbia y mi síndrome de la perfección absoluta sino- muere y no vivas- bueno… Debo de repetir una y otra vez sin parar y sin pensarlo, Gracias. Gracias por estar a mi lado. Gracias por mi oportunidad.

Lo bueno de pasar las vacaciones en la montaña, bajo la nieve (de hecho ahora esta nevando sin parar y esta mañana apenas he podido esquiar al no ver NADA)… Y además, de estar en familia, y además, de estar en Francia… Es que puedo disfrutar del placer de los pequeños espacio Gourmand que hay en cada rincón, probando quesos, panes, vinos de la región, salchichas, salchichones y todo lo que entre directo a mis pupilas. Leyendo una revista especializada en Gourmet francesa, me he dado cuenta que no debo dejar tanto tiempo sin viajar, sin pisar París por ejemplo, que con cada nueva apertura de negocio me deja a un paso muy corto entre el avión y la ciudad de las luces. He descubierto pues, estas dos Epiceries, Francart cuyo sito esta en construcción y Roellinger, www.epices-roellinger.com.

Aunque mi pequeño gran tesoro en cuanto a descubrimientos y a artistas que dejan huella no es más que otra francesa, Nathalie Lete, www.nathalie-lete.com, que pinta unas maravillosas vajillas que vende no solo por todo el mundo sino en mi admirada tienda Anthropologie. Y para evitar sentir remordimiento por no compartir su trabajo con nadie más, tendremos sus exclusivos diseños en nuestra tienda para la próxima primavera: también bajo pedido y recreando a nuestras mascotas favoritas para nuestros platos de todos los días! Yuhu!

Voy a hacer una pausa, voy a darle las gracias a Jaime de nuevo y luego me pondré con mi nueva guía de viajes… Esta vez Nueva York: la ciudad en blanco y negro tras los pasos de Woody Allen.

Feliz año Nuevo a todos! Y recordar, estamos obligados a ser felices! La vida es una sola.

Source: Federica Photos

12 Comments
  • Cacherreri

    Responder

    este fin de semana voy a Madrid y tengo gran curiosidad por conocer la tienda de Federica que tanto me ha recomendado mi amiga Rosa.

  • carrefour

    Responder

    Estoy encantado de ser uno de los muchos simpatizantes de esta sitio web (: gracias!

  • Lillah

    Responder

    muy util. Gracias por traer algo asi al internet

  • marta

    Responder

    Qué fotos más hermosas! Complimenti :)

  • Arnedo

    Responder

    Hola,

    Enhorabuena por su blog; lo he encontrado en 20 Minutos. Me han encantado las fotos que presenta aquí.

    Le propongo la lectura de los siguientes enlaces, por si le resulta interesante; se trata de varias reflexiones similares a las entradas que acabo de leer aquí.

    Un saludo, seguiremos en contacto en el 2012,

    Jose

    http://josearnedo.blogspot.com

    “The good life is one inspired by love and guided by knowledge”
    http://josearnedo.blogspot.com/2011/04/bertrand-russell-what-i-believe.html

    “La evolución moral de occidente ha sido mucho menor que la material”
    http://josearnedo.blogspot.com/2011/11/amin-maalouf-el-desajuste-del-mundo.html

    “Toda sociedad da por supuesto que sus pautas de conducta son naturales y buenas”
    http://josearnedo.blogspot.com/2011/06/marvin-harris-antropologia-cultural.html

  • Julia

    Responder

    Qué bonito blog! Comparto muchas de tus reflexiones, sí, ojala aprendieramos a prescindir de lo superfluo! Feliz 2012 y empiezo el año siguiéndote!

  • Toujours

    Responder

    Ahhhh como me alegro!!! Uahh lo sabía!! Que buena entrada al 2012!! Esa oportunidad deseada ya es tuya!! Disfruta de la vida!!

  • rocio

    Responder

    me encantan tus reflexiones, aunque sean de vez en cuando.
    cuantas verdades en todas tus palabras,
    xox,

    http://daybydaybymyself.blogspot.com

  • Cerezas de tul

    Responder

    Que lujazo leerte!
    Geniales fotos :)

    Besetes y feliz año nuevo!

  • Federica

    Responder

    Que rapidez! Muchas gracias Cristina y May Joe!! la verdad nunca pienso que alguien me vaya a leer! y cada comentario es un premio a mi poca dedicacion que quiza no merezco!
    Feliz año!!!!

  • Mary Joe

    Responder

    Fede!!!!Feliz año nuevo a ti también y no dejes de escribir, es una maravilla todo lo que cuentas!
    Ya verás como en el 2012 todo va a ir muy bien!!!
    Besote enorme.

  • cristina calabuig

    Responder

    Hola Federica,

    Soy amiga de la infancia de Marta Muñoz-Calero y sus primas ( Gandia).
    He empezado a leer tus post a través de Marta y la verdad es que comparto tantas reflexiones y pensamientos contigo que me apetecia expresartelo.
    Creo que nos llevariamos genial si nos conociesemos en persona, una pena, vivo en Valencia y tengo dos enanitos peques con los que tengo el cordón umbilical todavia cortito…
    No obstante, si voy a algun congreso por Madrid, pasaré a saludarte.
    Me pareces una persona estupenda.
    Un saludo y sigue escribiendo, por favor…

    Cristina Calabuig

Leave a Comment